José María y Doñana

Posted on: Jue, 13/08/2020 - 13:36 By: comunicacion

Doñana es paisaje, es vida natural a borbotones y es tierra de sentimiento. Pero eso hay que saber contarlo para emocionar a los que se acercan a ella, para encontrar cómplices que se conviertan en defensores de uno de los espacios naturales más emblemáticos de Europa y del mundo. Es un arte para el que hay que nacer con cualidades especiales y que requiere la pasión de dedicar toda la vida para ejercitarlo sin desfallecer ni un instante.

jose maria


Hoy Doñana ha perdido a uno de sus mejores poetas de la palabra y de las escenas de su paisaje sorprendente, lleno de matices y cambios. Nadie como él ha sabido resumir en una pequeña conversación, aparentemente sencilla, tanta esencia y contenido de un mundo complejo y fascinante en el que nos hemos sumergido alguna vez.

José María Pérez de Ayala es Doñana y Doñana, ha perdido una parte de ella misma con su marcha. La verdad es que hemos conocido a pocas personas tan integradas como él en un paisaje y en una realidad tan única y singular. Amigo de sus amigos, perseverante y siempre  dispuesto para todo con tal de volver a hacer sentir las mismas sensaciones a los recién llegados a su territorio.

Hemos perdido a un compañero, a un maestro en el arte de contar la vida y lo que la rodea, y a un amigo. A Pepe lo vamos a echar de menos cada vez que nos volvamos a acercar a su mundo, cada vez que intentemos comprender lo complejo que es describir la conservación que la naturaleza tiene con nosotros y a motivar a personas de todo índole y condición sobre la importancia que supone para todos, que los parques nacionales sigan siendo un referente para nuestra sociedad.

Singular, único e inimitable, seguro que ha dejado huella en muchas personas, y lo ha hecho marcando con fuego su recuerdo. No ha sido nunca una persona indiferente, es más, su esencia ha marcado la relación con todos los que le rodeaban y trabajábamos con él. Nos quedamos con sus miles y miles de fotografías de medio planeta, pero sobre todo, de su amada Doñana, de su pasión con mayúsculas por un mundo lleno de magia, que desde el amanecer hasta el ocaso ha congelado para nosotros, y para siempre.

 

José Ramón González Pan. Jefe de Servicio Publicaciones OAPN